Un experimento a lo desconocido

¿Cómo dar respuesta a la locura? cuatro sillas, cuatro cajas, cuatro personas… un experimento. Santi Ibarretxe, Luismi Baladrón, Íñigo García y Pedro Herrero convirtieron el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras un gran laboratorio donde verter las más dispares probetas musicales; un gran matraz cargado de sentido del humor cociéndose durante cerca de una hora de espectáculo, entre luces y sombras, para recuperar el sonido de las viejas agrupaciones vocales.

Tras su salto al éxito en 2010 con The Hole, obra del colectivo Yllana, Lets Go y Paco León, Primital Bross se sumerge en un particular experimento psicológico-intelectual, un experimento en el que ellos funcionan como cobayas. Bajo la dirección de la voz en off de Ana Morgade, y usando sus cuerdas vocales como instrumento e hilo musical conductor de este sinsentido, irán superando las pruebas nacidas de la mente de un “protagonista enfermo”. Nada de lo que se dice significa nada y lo que no se dice puede significar lo que sea. Un Musical con palabras pero sin sentido.

Mil maneras de ver el mundo, de la música latina, pasando por el swing, el metal, el rock, el rap, sonidos propios de países del Este o el country,  a la jota, la rumba  o el palmeo flamenco. Incluso tuvieron cabida melodías de hits españoles como Eva María se fue de Fórmula V o ¿Por qué te vas? de José Luis Perales. La musical vocal y a capella guía el argumento, así poco nos importa que el lenguaje no sea comprensible. Una canción tras otra bajo el pretexto de experimento teatral guían la trama. La calidad musical, elevada coordinación, afinación y pasajes solísticos son los secretos del experimento. Ahora bien, quizá quien se acerque al espectáculo con la intención de disfrutar de lo escénico más que de lo musical se quede con la miel en los labios.

Uno de los punto de mayor comicidad se dio cuando interpretaron un tema brasileño, único momento en el que se usa un instrumento en directo (una guitarra), junto a un miembro del público. Acto seguido una conga, desplegando las risas de los presentes; un público que en su mayoría se trataba de estudiantes  del Grado en Ciencias e Historia de la Música de la UGR.

Con este concierto se inicia el ciclo Otras músicas de la Cátedra Manuel de Falla con un muy alto nivel musical y con una apuesta por el humor, lo caótico y el saber estar en  el escenario.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar