Lo que pudo ser y no fue: Weekend Beach Festival

Festival de música urbana Weekend Beach Festival. Grupos que actuaron: Muchachito y sus compadres, El Puchero del hortelano, La Pegatina, Fuel Fandango, Canteca de Macao, Eskorzo, Trashtucada, Miguel Caamaño, FYAHBWOY, SFDK, Gomad & Monster, La Musique d´ordinateur, Loquillo, Boikot, Love of Lesbian, Rosendo, Mago de Oz, Los Zigarros, La M.O.D.A, 84, Andrea Oliva, Dirtyphonics, Fatima Hajji, Felix Da Housecat, Gonçalo, John Digweed, Mauro Picotto, Paul Ritch, Pendulum y Umek.

Playa de poniente, Torre del Mar (Málaga), 4 y 5 de julio del 2014. Aforo máximo completado.

Con tiempo soleado y gran entusiasmo nos dirigíamos a la provincia de Málaga para disfrutar de un festival de música popular urbana española e internacional que sin duda prometía, tanto por el extenso cartel como por el  indudable atractivo que muestra un tipo de celebración así, en una playa.

El festival presentaba tres escenarios perfectamente preparados para albergar en ellos, durante dos días, a los numerosos conjuntos que iban a actuar en la playa de poniente. Estaban clasificados de la siguiente manera:

1- Escenario de tamaño inferior: en esta plataforma se podían ver las actuaciones de los grupos de pop, rumba y swing.

2- Escenario de tamaño medio: en este escenario pudimos disfrutar de grupos de pop, rock y derivados.

3- Escenario de tamaño superior: y por último, no por ello menos importante, el escenario más grande, en el que se ofrecían espectáculos de música electrónica; géneros como el dubstep, house o drum & bass.

Además de los escenarios generales también se contó con la participación de varios DJ´s y grupos amateurs en un pequeño autobús que hacía las veces de mini-escenario.

Los conciertos se sucederían a partir de las 17:30 de la tarde hasta las 08:00 de la mañana del día siguiente, viernes y sábado. No obstante el comprador de la entrada con derecho a camping podía asentarse un día antes en él, ya que se ofrecía música a cargo de DJ´s desde el día 3 de julio.

La gran variedad de géneros musicales urbanos que se dieron en este festival hizo que se congregara una multitud de jóvenes llegados de toda España con gustos muy diferentes entre sí. Las músicas urbanas, que hoy día todavía no gozan de estudios musicológicos tan minuciosos como los de la “música clásica”, presenta un abanico inmenso de posibilidades ricas en ritmos y sonidos.

Recogiendo las palabras de F. Cruces, célebre escritor y antropólogo, “las músicas urbanas son como un cajón de sastre”, es decir, hay de todo. Nos encontramos con la problemática de no poder analizar de manera convencional este tipo de música, porque los patrones, recursos y parámetros utilizados para el estudio de la música culta se nos quedan cortos. Afortunadamente en este tema están trabajando musicólogos como Philipp Tagg o Franco Fabri entre otros, que poco a poco dan luz y esclarecen cada vez más los entresijos del análisis de las músicas urbanas.

Dada la extensión del festival, analizaré la actuación de un grupo en concreto y daremos una brevísima valoración general del conjunto. El grupo elegido es Love of Lesbian.

El quinteto catalán ha estado durante los últimos años atesorando una gran fama nacional como uno de los grupos más relevantes de la escena pop-indie de nuestro país. El grupo comenzaría su andadura musical componiendo temas en inglés, pero no será hasta que decidieran pasarse al español cuando despegaría su carrera de forma vertiginosa. Con música sencilla y letras con un gran contenido. Love of Lesbian llegan a la cima del éxito con su álbum conceptual 1999 en el que, canción tras canción, se van contando las distintas etapas de una relación de un año, escritas del mismo puño y letra del cantante líder de la banda, Santi Balmes.

Comenzaron la actuación a las 22:00 con "El amante guisante", un conocido tema sacado del álbum anteriormente mencionado para caldear un poco más el ambiente. Seguido a este tema se interpretó el no menos conocido "Miau", del mismo disco, donde se pudo ver la profunda compenetración del público y los integrantes del grupo, interpretando, sin previo ensayo, una coreografía conjunta.

No podían faltar las continuas entradas y salidas del cantante, que haciendo gala de su ya conocida labia, animaba a la gente y la hacía reír con chistes jocosos y a la vez bastante impregnados de la más rabiosa actualidad. Para ponerle la guinda al pastel de los singles más conocidos de 1999, no podía faltar la ya mítica "Club de fans de John Boy", que enloqueció a los asistentes. Continúan con la misma línea de canciones alegres pero ya de otros discos como "Me amo", de Cuentos chinos para niños del Japón. Después, sorprendieron con "Un día en el parque", tema también incluido en Cuentos chinos que no suelen tocar en los conciertos eléctricos. Hicieron una bonita versión acelerando el tempo de la canción e incluyendo guitarras con overdrive para darle más densidad al sonido. De Cuentos chinos pasamos a su último álbum doble hasta la fecha La noche eterna. Los días no vividos. De este disco incluyeron "667", una canción, en mi opinión, muy apropiada para un festival que se dirige especialmente a los espectadores. Con "Si tú me dices Ben yo digo Affleck", con el humor que caracteriza al grupo, desplegaron todos los recursos de iluminación y efectos para hacer de los escasos cuatro minutos que dura la canción fueran apoteósicos. Jordi hizo una estupenda exhibición del dominio que tiene de la guitarra eléctrica, ejecutando (y sorprendiéndome en gran parte, debido a que no suele hacerlo porque el género que tocan no lo pide) unas vertiginosas escalas diatónicas y pentatónicas dejando claro que en el indie, a veces, también se saben tocar los instrumentos. A continuación quisieron finalizar su espectáculo con un adelanto de tres canciones que se incluirán en su próximo álbum que son "Mal español", "Manifiesto Delirista" y "Estrellas del porno". Finalizaron la actuación con otro tema de 1999, "Algunas plantas", cosa que gustó muchísimo al público.

 Dicho esto cabe apuntar que en general el sonido pudo ser mejor. A pesar de que las condiciones acústicas no eran muy aptas para la audición musical, he de decir que otros grupos con peor equipo lograron sacarle más punta al sonido. No hay nada que decir acerca del brillante espectáculo que brindó el grupo al público y que la ejecución en general de todos fue intachable. Debo destacar también la buena acogida que tuvo el conjunto español por parte del público, el cual abarcaba muchas edades diferentes y que pareció no importarles que el muro de sonido fuera demasiado compacto y denso en algunos momentos, con molestos acoples. Culpa quizás de un mal trabajo por parte del técnico de sonido que hizo que los compresores de las guitarras molestaran a los demás instrumentos, sobre todo a la voz barítono de Santi, que se veía a menudo anulada por la fuerte distorsión de las señales del bajo y la guitarra.

También merece mención el hecho de haberse dejado en el tintero importantes temas que se han convertido en emblemas de la banda, aun así me parece acertada la variedad de temas que tocaron, dando mayor importancia a sus temas “alegres” sobre los más “melancólicos”, dado el contexto del concierto.

El resto de conciertos se puede decir que mantuvieron una dinámica similar, mejorando algunos gratamente el sonido. Por otro lado no puedo terminar esta crítica sin mencionar la pésima organización del camping, con unos agentes de seguridad groseros, lentos e ineficaces. Como experiencia personal esta sería la única razón por la que no recomendaría este festival. Podría haber sido un festival inolvidable de no haber sido por la poca profesionalidad de unos pocos y la agresividad de los agentes encargados de la seguridad, que permitieron que personas ajenas al camping pudieran acceder a él sin problema, ocasionando pérdidas en las posesiones personales de los afincados allí.

Finalmente agradecer la puntualidad y la profesionalidad que ejerció Love of Lesbian durante todo el concierto, dando el máximo en cada canción e incluso intentando remediar los problemas sonoros que se presentaron en él. Con una buena puesta en escena y un sonido aceptable pero mejorable, no dudaría en volver a disfrutar del directo de estos catalanes.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar