Lo nuevo de Benjamin Schoos

Si entre el cantautorismo y la Francia más electrónica alguna vez hubo un romance que dio luz a un hijo, ese es sin duda Benjamin Schoos. Con un título y una portada de lo más futurista (y a la vez retro) que rápidamente recuerda al cómic ochentero de ciencia-ficción, Beau Future recupera con notable nostalgia ese amor platónico por los sintetizadores de hace ya tres décadas combinado con el inevitable sabor futurista propio de este instrumento, y servido en dieciséis cortes pop de un mérito tranquilamente incuestionable.

Benjamin Schoos ha sabido reunir en un mismo trabajo temas que van desde un pop clásico (Visiter la lune”, “Une derniere danse” o “Beau Future” podrían haber funcionado perfectamente en otra época), hasta un pop recargado de adornos electrónicos como Des Lustres”, “Le cascadeur”, “Daddy’s down in the mine”, “Granite” o “La vuelta del doctor amor” (con la colaboración del catalán Miqui Puig) pasando por breves interludios de voz casi narrada sobre sintes ansiosos de expresarse en un lenguaje galáctico (“Uranium 235” o “L.A. Dodge Viper”) 

Resumiendo en una frase, Beau Future es el álbum que confirma el asalto definitivo de la electrónica al pop francés de cantautor.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar