En el instituto…, con la música a otra parte

La aprobación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, la polémica y discutida LOMCE, ha cambiado por completo la presencia de las materias de música en la Educación Secundaria respecto a la anterior Ley Orgánica de Educación (LOE). El retroceso de las horas de Música en el currículo de los institutos puede ser enorme, permitiendo incluso que los alumnos obtengan el Título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria o el de Bachiller sin formación musical alguna. Esto se debe a que la Música pierde el carácter obligatorio que establecía la LOE de al menos 105 horas lectivas entre los cursos 1º - 3º. Igualmente, la Música ya no tiene por qué ser ofertada como optativa en 4º. Incluso, en la Educación Secundaria Postobligatoria del Bachillerato, solo se estudiarán 2 o 3 materias específicas de un grupo de más de 10 posibles en cada curso (con dos de música entre ellas).

Ahora, una vez publicado también el navideño Real Decreto por el que se establece el currículo básico de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato (que hizo que el 26 de diciembre pasado se le atragantasen los polvorones a más de uno), son las Comunidades Autónomas las que deben concretar dicho currículo para sus respectivos territorios. Estas van a establecer qué se hace con el gran grupo de materias específicas que recoge la LOMCE y entre las que se encuentra la Música, disponiendo la obligatoriedad de algunas, la optatividad de otras, cuáles de estas optativas son de oferta obligatoria o, incluso, si alguna no se incluye en el currículo. Además, cada centro educativo va a poder materializar su propia oferta dentro de las directrices legislativas nacionales y de las Comunidades Autónomas. Horror: Los institutos suelen tener un solo docente de Música y, entonces, ¿qué campo de maniobra y qué presión puede ejercer en el instituto frente al resto de departamentos integrados por bastantes más profesores?

A día de hoy las Comunidades Autónomas demuestran una diversidad total de planteamientos, porque los borradores de currículo que están diseñando van desde la inclusión de la Música en uno o varios cursos de la Educación Secundaria Obligatoria para todo el alumnado, a la simple opcionalidad de la misma, pasando por aquellas que ya han señalado que les es imposible elaborar la concreción normativa para su implantación en el curso 2015-2016: es decir, que tenemos visiones y sensibilidades para todos los gustos.

Finalmente y, teniendo en cuenta que una de las siete competencias que establece la LOMCE para el currículo es la de “Conciencia y expresiones culturales”, esperamos que las Comunidades Autónomas eviten el error de negar el desarrollo para todo el alumnado de una parte innegable de la misma como es la Música, por ser la más interdisciplinar de las materias, parte viva de la cultura, generadora de empleo en sus diferentes facetas y, por supuesto, elemento incuestionable para la formación del público del presente y del futuro.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar