Desmontando a Diego Martínez

Buenos días, Diego y gracias por atendernos. Empecemos:

¿Eres el flautista de Hamelín, que lleva al público al Festival?

Bueno, efectivamente, soy flautista pero no creo que sea de Hamelín. En serio, el Festival de Granda siempre ha contado con unos datos de asistencia de público realmente extraordinarios. En estos últimos años hemos trabajado para que ese buen nivel de asistencia de público continúe y en la medida de lo posible que aumente. Estamos muy satisfechos en el equipo del Festival de haber conseguido este año un 98 % de ocupación. Es un dato muy significativo.

· Música, educación y público. ¿Existe ese triángulo en nuestro país?

En los últimos treinta años se ha trabajado con numerosos recursos públicos para establecer una gran estructura educativa para la música y la danza en nuestro país, y en el ámbito más cercano, en nuestra comunidad autónoma. Hay Conservatorios Superiores, Profesionales y Elementales en todas las provincias. En muchos Ayuntamientos se han creado Escuelas Municipales. Las Orquestas desarrollan programas de Conciertos Educativos, etc. Pues bien, con todo eso extraordinario panorama educativo, podemos observar al mismo tiempo que la asistencia del público a la música clásica y a la danza no termina de asentarse y, en algunas zonas de nuestro país, desciende la presencia del público en estas actividades. Por tanto, debemos de reflexionar sobre cómo debemos gestionar esta nueva situación que se nos presenta.

· ¿Cuál es la receta de un buen festival?

Un buen Festival debe, en principio, presentar una programación de gran calidad. Es fundamentalmente que presente algo “extraordinario” que lo diferencie de lo “ordinario” que habitualmente se ofrece en su territorio. Y lo tiene que presentar de una manera especial para que el público participe de una experiencia única, especial, diría que casi mágica. Ese debe ser el futuro de los Festivales, intentar que nuestros públicos disfruten de momentos especiales.

 

· Desde tu puesto como director del Festival de Música y Danza de Granada tienes una vista privilegiada de la situación. Dime, ¿hemos pasado ya la fiebre de la crisis en España?

Como comenté anteriormente, el Festival de Granada ha tenido un récord histórico en venta de entradas con una recaudación de novecientos mil euros. Es un dato indicativo de que el público, al menos en Granada, está en un momento de mayor ánimo económico.

 

 

 

 

· ¿Cómo crees que será el Festival en el futuro? ¿Habrá cambios en el formato de concierto? ¿Llegaremos a ver en España un Primavera Sound o un FIB dedicado a la música académica?

No soy adivino, pero sí intuyo que en los próximos años el formato de concierto que venimos siguiendo desde el siglo XIX tendrá que variar para que el público continúe asistiendo a ese “ritual” que es escuchar un concierto en directo. Deberemos buscar nuevas formas de presentar un concierto.

· Ahora unas confesiones rápidas: ¿Alguna vez leíste Súper Pop? ¿Has sido fan de algún grupo de música heavy? ¿Tocaste en alguna banda de músicas urbanas?

Desde niño he escuchado mucha música, fundamentalmente clásica, pero también me han gustado y, de hecho me gustan, otras disciplinas musicales. No he sido un fan del heavy, pero sí me han gustado grupos como Pink Floyd, Yes, Alan Parson, o Emerson, Lake & Palmer. De todas maneras, no he leído nunca Súper Pop, no por nada, sino porque no me interesaba. He tocado en grupos de música de cámara. Lo siento.

 

· Tus favoritos: Intérprete, compositor y obra.

Esta pregunta es la más difícil de responder. No tengo un intérprete, un compositor o una obra. Tengo cientos de intérpretes, compositores y obras. No podría señalar uno en especial.

 

· ¿A quién traerías al festival y a quién no querrías ver ni en pintura por aquí (si puede decirse)?

Hay grandes artistas que aún no han estado en nuestro Festival y, realmente, me gustaría contar con muchos de ellos. No podría señalar a uno especial, aunque me encantaría que Plácido Domingo, pudiera participar en un gran recital en el Palacio de Carlos V. Nunca ha cantado en esa espacio maravilloso. En cuanto a quien no querría ver ni en pintura, afortunadamente, no tengo odios musicales.

 

· Para terminar: ¿tu mejor anécdota del festival?

Hay muchas, pero posiblemente me quede con ese recital de Mariola Cantarero que organizamos en el Patio de Arrayanes y que yo quería trasladar al Auditorio Manuel de Falla porque estaba lloviendo esa tarde y, además, hacía un frío horrible. Y fue la propia Mariola la que me decía que aguantáramos porque no iba a llover durante el concierto. Y así hicimos. Y desde luego fue una noche mágica en ese maravilloso espacio.